Imprimir esta página
Jueves, 19 Septiembre 2019 09:11

Embarazo a los 40 años, artículo del doctor José Codesido

Escrito por

El doctor José Codesido, director de IRAGA, preparó este artículo sobre el embarazo a partir de los 40 años para el último número de la revista de ANACER Asociación Nacional de Clínicas de Reproducción Asistida.

Es posible acceder a la versión digital de la revista a través de este enlace.

La llegada del verano nos impulsa a acercarnos a los preciosos pueblos costeros que salpican toda nuestra costa. La costa siempre ha sido un atractivo para el desarrollo de la vida humana, motor económico y vital. Por todo eso siempre fue un lugar en que las mujeres tenían hijos a edades muy tempranas.

Recuerdo cuando siendo estudiante veraneaba en un pueblo costero de Galicia y las mujeres se asombraban de que mi hermana de dieciocho años no estuviese casada y con hijos.

Un par de décadas después esta situación ha cambiado radicalmente, lo extraño ahora es que una mujer tenga hijos antes de los treinta años.

El número de partos de mujeres de más de 40 años es mayor que el de menores de 20 años, el número de mujeres que paren a los cuarenta años es el doble de las que lo hacen a los 20 y la edad en la que mayor número de partos se produce en España es de 35.

Los cambios en los hábitos de vida han hecho que la mujer alcance una longevidad que los varones tenemos que envidiar. Las personas alcanzan a los 40 años la estabilidad económica y laboral que hasta entonces el mercado es difícil que lo permita, la mujer además lo hace tras superar infinidad de barreras, y para muchas es ese el momento en que pueden plantearse la maternidad.

Porque aunque casi la mitad de las mujeres a las que se les pregunta dicen que no desean ser madres, la gran mayoría afirma que su mayor fuente de felicidad son sus hijos.

La mujer llega a los cuarenta llena de vitalidad con la seguridad de la que ha superado mil barreras, muchas de ellas gracias a horas de gimnasio y cuidados de belleza físicamente mejor que chicas con la mitad de años de hace unas décadas.

Sin embargo la naturaleza es inexorable en lo que respecta a la fertilidad y la edad. Hay un deterioro de la fertilidad ligado al tiempo. Todo lo que sea en la mujer superar los 35 años implica altas probabilidades de tener problemas para conseguir una gestación.

Por otro lado, los medios de comunicación están llenos de gestantes cada vez de más edad, un record supera al anterior en muy poco tiempo. Todos tenemos cerca una gestante a edades imposibles. Pero la realidad es que la natalidad disminuye, y lo hace en todos los tramos de edad por debajo de los cuarenta años, sin embargo en los tramos de edad de la mujer de más de cuarenta años aumenta un año tras otro.

Los centros de reproducción asistida disponemos de técnicas con las que podemos ayudar a conseguir el embarazo prácticamente a cualquier edad de la vida de una mujer, pero debemos advertir de que es con un alto precio.

En primer lugar la probabilidad de éxito de un tratamiento de reproducción asistida disminuye con cada cumpleaños de la mujer, siendo a partir de los cuarenta inferior al 10 % la posibilidad de tener un niño en casa. Este porcentaje mejora drásticamente si la mujer renuncia a transmitir su carga genética a sus hijos y recurre a óvulos donados; con este sistema la gran mayoría obtendrá el ansiado embarazo pero será generalmente tras varios intentos que implican un coste importante tanto económico como psicológico.

Para evitar en lo posible el tener que recurrir a la donación, en la actualidad si una mujer se plantea el embarazo en edades superiores a los 35 años deberá someterse a la conservación de sus óvulos mediante crio preservación lo antes posible.

Se está investigando en técnicas que permitan la conservación de la carga genética de la mujer a cualquier edad, pero los logros por ahora no permiten su utilidad y tardaran mucho en llegar ya que esta investigación choca con problemas éticos y legales que tardaran en superarse, si es que lo hacen. 

En segundo lugar las complicaciones en el embarazo aumentan por encima de los cuarenta, el riesgo de abortos, partos precoces, hipertensión y diabetes, y todos ellos serán mayores si el embarazo es múltiple.

Visto 764 veces